Archivo

la mira

Mesa Para Dos – Lichis y Ruben Pozo

La dupla de compositores han publicado un disco de canciones artesanas, sin complejos, sincero y marcado totalmente por la R que R de Rock & Roll.

Lo que empezó como una gira se consolida como unión artística. El origen de la aventura se produjo en el Sonorama Ribera del pasado agosto, cuando ambos decidieron unir fuerzas. Dos barceloneses crecidos en Madrid pero con muchas otras cosas en común se pusieron a trabajar hombro con hombro, después de presentar en los últimos tiempos nuevos álbumes en sus respectivas carreras. En el caso de Rubén, Habrá que vivir (2017)un disco de puro rock de guitarras afiladas y estribillos burbujeantes, y en el de Lichis, Mariposas & Torneos de Verano (2018).

El músico, cantante y compositor Rubén Pozo se dio a conocer con Buenas Noches Rose, banda de la que saltó a Pereza con Leiva. Su carrera en solitario ha dado ya como fruto un total de tres álbumes. Entre tanto Lichis, es un versátil compositor, letrista, productor y multiinstrumentista que formó parte de grupos como Way May, Montana o Maleza. Después creó La Cabra Mecánica, para emprender después su carrera en solitario o integrarse en el grupo La Pandilla Voladora. En 2007 funda Troublemakers Blues Review con la intención de profundizar en la música que le apasiona, el blues, con la que se inició como bajista a finales de los ochenta.

TRACK BY TRACK (Por Lichis):

Mesa para dos: Primera canción que compusimos para el disco, supongo que una declaración de intenciones. Escribí la música, la primera estrofa y el estribillo y Rubén aportó su visión en la segunda estrofa haciendo el mensaje conjunto. Canción de medio tiempo de Rock Americano clásico, por allí anda el espíritu de Petty, Traveling Wilburys o Jayhawks.

Trompas de Eustaquio: Un tema en un bucle de acordes casi constante que va creciendo en intensidad hasta el final, un toque entre rock y gospel cañí. Tema escrito por Rubén con unas imágenes muy personales y potentes. Tras grabar los coros, y aprovechando que Rubén no andaba aquel día por el estudio, grabamos un solo de Trompa al final del tema. Lo encajó bien. Es una de las canciones más coreadas en directo.

Loquillo: Mientras la escribía, Rubén me mostró unos versos que había escrito durante una noche de insomnio: «No escribo una mierda o lo hago… ya no soy poeta tengo sueño a las 5». Se los fusilé. Completé después la canción tras dos meses buscando algunos acordes de paso. Un tema Soul con vientos aportando un toque cool, una reflexión sobre la masculinidad y la confianza en uno mismo. Parece que al «Loco» le pareció bien, o no del todo mal. 

Canción Maldita: Canción de Rubén a la que dimos mil y una vueltas. Tomamos la melodía y la montamos sobre un viejo rifle de guitarra que R guardaba desde hacía muchos años. Utilizamos un recurso para probar ideas que nos ha funcionado muy bien: Rubén a la guitarra y yo a la batería. Grabamos después una versión bastante troglodita y posteriormente se hizo la definitiva más stoniana con toques glam.

Nudo Sur: Reivindicación de la working class de nuestras periferias. Rubén me sugirió un par de imágenes muy potentes con las que completé la letra: las casas de apuestas y la realidad social ajena al los turistas y a la imagen que se vende de Madrid. La veo como una canción enérgica de Power Pop. La escribí inspirándome en mis habituales viajes en cercanías y en un artículo que leí en un periódico en el que se defendía la dignidad del llamado fenómeno “Choni”.

El Batiscafo Verde: Rubén es un enamorado del reggae. Con sus toques rock, su soterrado homenaje a Jacques Cousteau y sus imágenes surrealistas, es una canción relajada y divertida. Otra muestra de la maestría de R para encontrar esas imágenes tan poderosas y personales. Sus toques de guitarra con wha tienen un delicioso saborcillo a J.J. Cale, al menos eso creo. Si no es así espero que me perdone.

Rock de Pueblo: La escribí con el paisaje en movimiento y el zumbido del aire de una ventanilla del coche a lo largo de la centena viajes para actuar que hemos hecho mientras grabábamos el disco. La idea del estribillo me llegó viendo una actuación de Poncho K con el que compartimos escenario en un festival en un pueblo de Andalucía. Rubén escribió la estrofa que interpreta en la canción, siempre aportando clase y acento clave donde se necesita. Un canto a la sencillez y a aquellas cosas que forman parte de nosotros aunque a veces las neguemos para dar una imagen más «sofisticada», algo muy en boga.

Asco y Vergüenza: Una de las primeras canciones que me enseñó Rubén. Un año más tarde la trajo de vuelta, esta vez al piano. Me senté a la batería y le dimos forma a dúo. Tiene ese toque Beatles cuando a Macca le daba por la comedia musical y está sazonada con unos coros que homenajean al Pop español de los años 60. ¿Quién no ha vivido sensaciones parecidas a las que se cuentan en la letra tras una noche de juerga y excesos a tumba abierta?.

RUBÉN POZO:

“Es evidente que esto no lo lee nadie. Y es normal, yo tampoco lo haría. O se escucha algo o no se escucha… ya no te digo leerse la nota de prensa. Siempre dan un poco de vergüenza. Sobre todo si están escritas por la misma persona que ha confeccionado ese trabajo. Y más aún si, (oh dioses), esta lo ha redactado en tercera persona…

Aquí tienes dos años intensos de trabajo en carretera y estudio. Se trataba de hacer el mejor disco posible por encima de cualquier otra consideración.

Dale un minuto a cada tema y, entre pitos y flautas, en un cuarto de hora estarás preparado para dar tu opinión. Pero si en un descuido empiezan a sonar canciones enteras entonces… (¡oh dioses!), lo habremos conseguido. Porque en eso consiste nuestro trabajo: conseguir que, independientemente de lo que dure una canción, mientras suena, el tiempo desaparezca.”

LICHIS:

“Nuestra única intención con este disco era disfrutar del proceso y dejar una colección de canciones para nuestros nietos. Si además hemos conseguido captar tu atención y formar parte de un ratito de tu vida ya nos haces doblemente felices. Gracias de todo corazón.”

Escucha la entrevista con Lichis y Ruben aquí:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *